DVD: definición, desarrollo y hechos

26 julio, 2020 Off By Yesica Loes

dvd definición, desarrollo

DVD, en disco de vídeo digital completo o disco versátil digital, tipo de disco óptico utilizado para el almacenamiento de datos y como plataforma para multimedia. Su aplicación comercial más destacada es la reproducción de películas y programas de televisión grabados (de ahí la designación de “disco de vídeo digital”).

Aunque en las computadoras personales se pueden utilizar versiones de sólo lectura, grabables e incluso borrables y regrabables para almacenar grandes cantidades de casi cualquier tipo de datos (de ahí la designación de “disco versátil digital”).

El DVD representa la segunda generación de la tecnología de los discos compactos (CD) y, de hecho, poco después de la publicación de los primeros CD de audio por la Sony Corporation y Philips Electronics NV en 1982, se estaba investigando el almacenamiento de vídeo de alta calidad en el mismo disco de 120 mm (4,75 pulgadas). 

En 1994-95 se introdujeron dos formatos que competían entre sí, el CD Multimedia (MMCD) de Sony y Philips y el disco Super Density (SD) de un grupo dirigido por la Toshiba Corporation y Time Warner Inc. 

A finales de 1995, los grupos competidores habían acordado un formato común, que se conocería como DVD, que combinaba elementos de ambas propuestas, y en 1996 los primeros reproductores de DVD salieron a la venta en Japón.

Al igual que una unidad de CD, una unidad de DVD utiliza un láser para leer los datos digitalizados (binarios) que han sido codificados en el disco en forma de minúsculos pozos que trazan una pista en espiral entre el centro del disco y su borde exterior. 

Sin embargo, debido a que el láser del DVD emite luz roja en longitudes de onda más cortas que la luz roja del láser del CD (635 ó 650 nanómetros para el DVD en comparación con 780 nanómetros para el CD), es capaz de resolver fosas más cortas en pistas más estrechas, lo que permite una mayor densidad de almacenamiento. 

Además, los DVDs están disponibles en versiones de una o dos caras, con una o dos capas de información por cada cara. Un DVD de doble cara y doble capa puede contener más de 16 gigabytes de datos, más de 10 veces la capacidad de un CD-ROM.

Pero incluso un DVD de una sola cara y una sola capa puede contener más de cuatro gigabytes, capacidad más que suficiente para una película de dos horas que ha sido digitalizada en el altamente eficiente formato de compresión MPEG-2. 

De hecho, poco después de que se introdujeran los primeros reproductores de DVD, los DVD de una sola cara se convirtieron en el medio estándar para ver películas en casa, sustituyendo casi por completo a las cintas de vídeo. 

Los consumidores apreciaron rápidamente la conveniencia de los discos, así como la mayor calidad de las imágenes de vídeo, la interactividad de los controles digitales y la presencia de numerosas características adicionales en el amplio almacenamiento de los discos.

La próxima generación más allá de la tecnología del DVD es la tecnología de alta definición, o HD. A medida que los sistemas de televisión pasaron a la señalización digital, se empezó a disponer de la televisión de alta definición (TVAD), que ofrece una resolución de imagen mucho mayor que la de la televisión tradicional. 

Las películas son especialmente adecuadas para su visualización en pantallas planas y anchas de TVAD, y en 2002, al igual que en 1994-95, se presentaron dos tecnologías competidoras (e incompatibles) para el almacenamiento de vídeo en alta definición en un disco de tamaño CD-ROM: 

HD DVD, propuesto por Toshiba y la NEC Corporation, y Blu-ray, propuesto por un grupo liderado por Sony. Ambas tecnologías empleaban un láser que emitía luz en el extremo azul-violeta del espectro visible. 

La longitud de onda extremadamente corta de esta luz (405 nanómetros) permitió trazar fosas aún más pequeñas en pistas aún más cercanas que en el DVD. Como resultado, un disco de una sola cara y una sola capa tenía una capacidad de almacenamiento de 15 gigabytes (HD DVD) o 25 gigabytes (Blu-ray).

Con dos tecnologías incompatibles en el mercado, los consumidores se mostraron reacios a comprar jugadores de la próxima generación por temor a que una norma saliera perdiendo con la otra y que su compra no valiera nada. 

Además, los estudios cinematográficos se enfrentaban a una situación potencialmente costosa si producían películas para el formato perdedor, y las empresas de informática y de programas informáticos se preocupaban por el tipo de unidad de disco que se necesitaría para sus productos. 

Esas incertidumbres crearon presión para que se estableciera un formato, y en 2008 la industria del entretenimiento aceptó el Blu-ray como su estándar preferido. El grupo de Toshiba detuvo el desarrollo de HD DVD. 

Para entonces, se estaban planteando dudas acerca de la viabilidad de los nuevos discos Blu-Ray, ya que un número cada vez mayor de películas en alta definición estaba disponible para su “transmisión” en línea, y los servicios de computación en nube ofrecían a los consumidores enormes bancos de datos para almacenar todo tipo de datos digitalizados.