El DVD se mantiene en pie

9 agosto, 2020 Off By Yesica Loes

DVDs a la venta

La práctica de ir a una tienda de videos físicos para alquilar DVDs (y, antes de ellos, cintas VHS) – que había estado chisporroteando a lo largo de la parte trasera de los aughts – prácticamente murió para siempre alrededor del momento en que Blockbuster oficialmente se dobló en 2013, ¿no es así?

Como se aplica a la mayoría de los Estados Unidos, es una evaluación justa.

En el juego de alquiler de películas para el hogar, la actualización del formato de las cintas VHS analógicas a los DVD digitalizados en realidad presagiaba la desaparición de los medios de entretenimiento de vídeo táctiles.

Dado que la tecnología básica de los propios DVD -el almacenamiento y la transmisión de vídeos en formato digital- dio lugar a servicios de transmisión de medios, como Netflix, Hulu, Amazon Video y todos los demás, que definen en gran medida el mercado actual.

Para la mayoría de los consumidores de los Estados Unidos que se resisten, en diversos grados, a adoptar los medios de transmisión y siguen obteniendo su entretenimiento de vídeo en casa en forma de DVD, sus necesidades de alquiler de medios táctiles no se satisfacen “en la tienda” tanto como “en el quiosco”.

Es decir, en lugares independientes de Redbox que suelen estar situados justo fuera de las tiendas de conveniencia o en las entradas de los supermercados. (E incluso ese modelo de negocio, como observa una reciente historia de Cinema Blend, ha empezado a experimentar un declive similar al que acabó con Blockbuster).

Las audaces tiendas de alquiler de películas con letras amarillas sobre fondo azul que salpicaron el paisaje estadounidense durante los años noventa -Gothamist señala que, ya en 2004, había alrededor de 9.000 locales de Blockbuster en todo el país- son ahora apenas 51 franquicias operadas independientemente. 

El antiguo titán del entretenimiento doméstico se ha convertido, más que irónicamente, en un miembro de la clase minorista de la que fue en gran parte responsable (con la ayuda de otras cadenas, como Hollywood Video, también desaparecida) para poner fuera del negocio: la tienda de videos de mamá y papá.

Sin embargo, a pesar de la prevalencia de los servicios de streaming y Redbox -así como del lucrativo negocio de la piratería en los sitios BitTorrent, que, a pesar de ser ilegales, en 2013 ganaban aproximadamente 227 millones de dólares anuales (principalmente por concepto de tarifas de hospedaje).

Habiendo convertido el videoclub en lo que Tom Roston, en su libro “I Lost it at the Video Store”, “llamado (como comparte la historia de Gothamist) “un anacronismo al acecho en la sombra inminente de Internet”.

No son los locales afiliados a marcas de renombre los que están prosperando (relativamente hablando, por supuesto) en rincones específicos del mundo, sino más bien las tiendas de alquiler (y venta) de películas que han sido independientes desde el principio.

¿Cuál es la fuerza que está logrando mantener vivos estos valores atípicos? 

Como en el caso de cualquier tienda especializada, como Amoeba Music en California, que sigue floreciendo después de durar más que los monolitos físicos de las tiendas de música, como Virgin Megastore y Tower Records, es una mezcla de nostalgia, el valor de la experiencia de persona a persona y, en algunos casos, la ubicación.

En una larga exploración de la historia de la venta al por menor de videos físicos y de cómo algunas tiendas de mamá y papá se las arreglaron para prosperar tanto durante como después de la desaparición de las grandes cadenas.

Flavorwire comparte cómo el afecto de los consumidores por la “vieja forma” de hacer las cosas ha proporcionado el continuo éxito de tiendas como Video Free Brooklyn, Videology (también en Brooklyn), Vulcan Video en Austin, Texas, y Vidiots en Santa Mónica, California. 

Tan fuerte es el deseo de mantener la experiencia táctil del alquiler de vídeos en Seattle, de hecho, que el antaño luchador Vídeo Espantapájaros de la ciudad ha encontrado una nueva vida como una organización sin ánimo de lucro financiada por Kickstarter. (El dinero es dinero, sin embargo un minorista puede conseguirlo.)

Aunque el número de videoclubes en los Estados Unidos (como señala la historia de Flavorwire) ha disminuido precipitadamente, de aproximadamente 30.000 en 1989 a alrededor de 6.000 en la actualidad.

Los lugares que sobreviven no se encuentran -como podría suponer un cínico- exclusivamente en los principales mercados urbanos y son mantenidos a flote por hipsters cinéfilos autocomplacientes.

Por el contrario, factores como la mayor calidad (en comparación con el streaming) de los DVD (en particular el formato Blu-ray).

La disponibilidad de los nuevos lanzamientos antes de que lleguen a servicios como Netflix y Redbox y un catálogo más profundo de títulos están manteniendo vivas y bien a las videoclubes de mamá y papá.

En zonas tan diversas como Durango, Colorado, los suburbios de Nueva Jersey y las pequeñas ciudades de Dakota del Sur.