¿Qué es un fideicomiso inmobiliario en pozo y para qué sirve?

¿Qué es un fideicomiso inmobiliario en pozo y para qué sirve?

Los fideicomisos inmobiliarios en salta capital es un contrato por medio del cual un individuo, llamada fiduciante, transfiere bienes propios a otra persona, el fiduciario, que puede ser física o jurídica, para que esta los administre en provecho propio o bien de una tercera persona llamada beneficiario. Estos bienes tienen la posibilidad de ser cantidades de dinero como además derechos.

 

Se entregan bajo el contrato de fideicomisos inmobiliarios en salta capital a una entidad fiduciaria para que los administre y ejecute un fin legítimo.

 

Una de las propiedades más llamativas de los fideicomisos inmobiliarios en salta capital es que el patrimonio, objeto de este contrato, no puede ser buscado por el fiduciante ni por el fiduciario. De igual modo, tampoco puede verse damnificados por la quiebra de alguno de ellos.

 

Sólo se puede comerciar con los objetivos especificados en el contrato del fideicomiso.

 

Así sucede porque ninguna de las partes es propietaria de los bienes, dado que una le otorgó el patrimonio a otra para que los administre o los invierta a provecho de un tercero: el beneficiario.

 

Los fideicomisos inmobiliarios en pozo se utiliza para garantizar, por medio de un marco jurídico, que los bienes van a ser empleados para un fin preciso y que sus provecho baratos van a ser recibidos por los beneficiarios determinados en el contrato y no por aquel que recibe la propiedad para administrarla o invertirla.

 

Debido al fideicomiso los bienes quedan resguardados de los acreedores del fiduciante, de los del fiduciario y de los beneficiarios finales.

 

Los bienes transferidos a encabezado fiduciario quedan atados a la intención que determinó el fiduciario en el contrato.

 

El contrato de los fideicomisos inmobiliarios en pozo sirve tanto para relaciones comerciales particulares como tienen la posibilidad de ser la estructuración de desarrollos inmobiliarios, y además para enormes proyectos de inversión con varios socios. Además es muy usado para dejar donaciones a instituciones solidarias o de bien público, las cuales instrumentarán el patrimonio en provecho del propósito que persiguen.

 

Hay tres tipos de fideicomisos principales: de garantía, de gestión y financiero.

 

Los fideicomisos inmobiliarios en pozo de garantía se usa para asegurar el cumplimiento de las obligaciones que determine el fiduciante al instante de dar la propiedad al fiduciario.

 

El de gestión cede los bienes al fiduciario para que este las administre y gestione el emprendimiento mencionado.

 

Finalmente, el fideicomiso financiero es aquel en el cual el fiduciario es una entidad financiera o una sociedad fundamentalmente autorizada por la Comisión Nacional de Valores para accionar como fiduciario financiero.

 

Otros tipos de fideicomisos

Los próximos modelos de fideicomisos tienen la posibilidad de ser usados en negocios, inversiones, etc:

  • Fideicomisos de gestión
  • Fideicomisos de inversión
  • Fideicomisos financieros
  • Fideicomisos de garantía
  • Fideicomisos de cobranzas
  • Fideicomisos de gestión

¿Qué ley funciona el sistema de fideicomisos?

 

La ley que administra y controla a este sistema es la ley 24.441/94 -Título I- “Del Fideicomiso

 

De esta manera he explicado resumidamente y indudablemente quitado la interrogante sobre la causa de ser, composición y desempeño de un fideicomiso, en este momento queda en usted suponer en que formas puede ser aplicable o buscar ejemplos que le sirvan a abarcar todavía más la causa de usar este sistema.


Comments are closed.